martes, 5 de julio de 2011

KATE MIDDLETON AND CHARLENE WITTSTOCK WEDDING MAKE UP (MAQUILLAJE DE BODA DE KATE MIDDLETON Y CHARLENE WITTSTOCK)

Como sabéis, parece que éste ha sido el año de las bodas reales. A mí me encantan porque disfruto viendo los vestidos, maquillajes y peinados de las novias y de las invitadas… Así que, en esta entrada, quería comentaros un poco los looks que Kate Middleton (Inglaterra) y Charlene Wittstock (Mónaco) lucieron en sus respectivas bodas.

Primero, tenemos a Kate Middleton.


Se comentó que Kate decidió maquillarse ella misma para el día de su boda. Los productos que utilizó ya no son un secreto, la firma Bobbi Brown anunciaba en su Facebook a los pocos días de la ceremonia, que la maquilladora de la firma Hannah Martin proporcionó sus servicios a los participantes de la ceremonia nupcial y pudo asesorar a Kate. Alegando respeto por la privacidad de estos participantes, la firma no quiere desvelar los productos exactos que se utilizaron. Sin embargo, han proporcionado un face chart de “posibles” productos utilizados por Kate y por su hermana Pippa, dama de honor en la ceremonia (cuyo estilismo también fue muy comentado y alabado).



Parece que Kate es una asidua de esta firma de cosméticos y se le ha visto en varias ocasiones acercándose al stand de Bobbi Brown en grandes almacenes como Harrods.

El maquillaje que utilizó el día de su boda me pareció acertado, aunque yo habría cambiado un par de cosas. La más importante, y no estoy descubriendo Roma porque ya ha sido muy comentado, el eyeliner que utilizó. Fiel a su estilo, enmarcó sus ojos con eyeliner negro. Para las pestañas superiores, no me parece mala elección (aunque quizá podría haber utilizado un tono más suave, como por ejemplo Black Mauve Shimmer gel liner también de Bobbi Brown) pero sobre todo, las pestañas inferiores en la línea del agua (waterline) me pareció demasiado duro el delineado en negro también. Sin duda, un tono más suave habría dulcificado más su mirada y su gesto en general. De todos modos, la chica tiene personalidad, y en todas las fotos tanto antes como después de la boda, veo sus ojos delineados en negro así que se mantiene firme en su estilo.

Lo segundo que me llamó la atención fue el colorete. Me pareció demasiado subido para un look de novia, es cierto que quizá pensó en que iba a ser muy fotografiada y por ello cargó más de lo habitual la brocha. En planos largos el colorete era estupendo, pero para mi gusto, fallaba un poco en el plano corto, se me hacía un poco recargado.

Por último, comentar brevemente el peinado. Es cierto que, una vez más, Kate decidió ser fiel a su estilo y ella siempre lleva el pelo suelto. Es cierto también que una novia debe ser fiel a su estilo el día de su boda para no sentirse “disfrazada” pero… llamadme clásica pero a mí me encantan los recogidos en las novias. Pienso que dan más protagonismo al maquillaje y lo hacen más limpio, y me encanta cómo quedan con el velo. Me parecen muy sofisticados aunque es cierto que hay que tener cuidado para no echarnos años encima… Un semirrecogido más elaborado quizá habría sido una buena opción para ella, para que no se saliese de lo habitual, pero el pelo tan suelto… no me gustó nada, lo tenía que decir!

De todas formas, y en general, me gusta el estilo de esta chica, muy natural.

Vamos ahora con la recién casada Charlene Wittstock.


De los productos de maquillaje que utilizó, al menos por el momento, parece que no ha trascendido nada.

Las facciones de Charlene son bastante angulosas, por lo que su maquillaje se centró en suavizarlas. Para los ojos utilizaron tonos suaves y en los labios parece que se centraron en el volumen, más que en el color: bien perfilados y utilizando gloss.

El colorete, en tono amelocotonado, permanece prácticamente imperceptible, a diferencia del de Kate Middleton. El de Kate, además, está aplicado haciendo hincapié en las manzanitas, mientras que el de Charlene está aplicado más en vertical, desde más abajo hacia las sienes, esculpiendo un poco el rostro y coronado con un discreto tono iluminador.

El delineado de los ojos también me parece más apropiado para una novia que el de Kate Middleton. En este caso, Charlene lleva eyeliner negro en las pestañas superiores pero en las inferiores utiliza un tono blanco para dar luz y suavizar.

La base mate luminosa le quedaba estupenda y radiante en general pero en algunas zonas, parece que fue una mala elección de acuerdo a su tipo de piel, porque parece que le marca algunas arruguitas en vez de disimularlas (fijaos en la zona de los ojos).

Se ha rumoreado mucho acerca de esta boda y de un intento de huída por parte de Charlene en los días anteriores al enlace. No sé si será cierto o no, y no sé si fruto de estos rumores, pero sí que se me antojan algunos signos de fatiga, y sobre todo, una mirada triste, melancólica.

En cualquier caso, el maquillaje me encanta, en general. No podemos olvidar que Charlene cuenta con una elegancia y delicadeza natural que su maquillaje sencillo y también elegante no ha hecho sino acentuar. Sus ojos azules y el cabello rubio con mechas ayudan a suavizar su rostro y dar ese aire de sofisticación y estilo sobrio pero inmaculado.

El recogido bajo me parece muy fiel a este estilo que describíamos, se fundía de manera maravillosa con dos excelentes piezas: el broche floral de diamantes y el velo. El velo era sencillo en apariencia, pero se trataba de una verdadera obra de arte: veinte metros de tul de seda bordado en 100 horas.

Tanto el diseño del velo como el del vestido estuvieron a cargo del diseñador Giorgio Armani. Se tardaron 2500 horas en crearlo, incluyendo 700 para la labor de bordado únicamente, con 40000 cristales Swarovski, 20000 lágrimas de madreperla y 30000 piedras en tonos dorados. El vestido se confeccionó a partir de 50 metros de seda de satén fino y 80 metros de seda de organza.

Conclusión: El look de Kate Middleton me parece más natural y más característico de su estilo: sencillo, natural y cercano. Su look obedece a la radiante felicidad que desprendía el día de su boda. Si tuviera que definir su maquillaje con una palabra sería “espontáneo”. El look de Charlene Wittstock me parece más sobrio, más refinado y elegante, también característico de su estilo: delicado, sofisticado y de una finura extrema. Si lo tuviera que definir con una palabra, sería “sublime”. En mi opinión, y si me tuviera que quedar con uno, sería sin duda, con el de Charlene, incluido ese aire evocador de melancolía que desprendía y que, según mi punto de vista, añadía un halo de romanticismo al conjunto.

Espero que os haya resultado interesante esta entrada!

Un besote,

Material Girl

Fuentes:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada